La agricultura deberá producir 60% más en 40 años

0

Crédito foto: AFP

El informe Perspectivas agrícolas 2012-2021, elaborado por la OCDE y la FAO, asegura que se necesitará ese aumento en la producción para alimentar a la población mundial.

El relevamiento ofrece, cada año desde 2005, proyecciones y análisis de mercado para una veintena de productos agrícolas. Este año cifra ese incremento del 60% necesario en 1.000 millones de toneladas de cereales y 200 millones de toneladas de carne adicionales por año hasta 2050, en comparación con los niveles de hace cinco años.

«El aumento en la productividad será central en la contención de los precios de los alimentos en un contexto de mayores restricciones de recursos y será un factor clave en la reducción de la inseguridad global», asegura el informe, presentado por el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el mexicano Ángel Gurría, y el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), el brasileño José Graziano da Silva.

«El incremento de la productividad a mediano plazo puede llegar principalmente por la reducción de la brecha en la productividad de los países en desarrollo. Pero un escenario más preciso sugiere que se puede esperar que una parte significativa de esa mayor producción en los cultivos, utilizada como materia prima, pueda ir para la generación de biocombustibles», prosigue el estudio.

En este sentido, la FAO y la OCDE pronostican que la producción de bioetanol y de biodiésel será casi doble en 2021. Sobre todo en Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea (UE), donde acaparará cada vez más caña de azúcar (+ 34%), aceite vegetal (+ 16%) y cereales en bruto (+ 14%) e influirá sobre el valor de los alimentos.

El informe «Perspectivas agrícolas 2012-2021» pone el acento sobre los «elevados y volátiles» precios de las materias primas agrícolas, con una inflación en los alimentos que sigue estando alta en muchos países en desarrollo, a pesar de la caída registrada luego de que llegara a sus niveles máximos en 2008.

«La volatilidad de los precios de los alimentos sigue siendo preocupante, con los cambios en las cosechas vinculados a los fenómenos meteorológicos como principal amenaza, siempre que las provisiones continúen siendo bajas. Con un rebote en la producción de los cultivos, las provisiones han mejorado de algún modo y los mercados en 2012 parecen menos turbulentos», indica el texto.

Todo ello está cada vez más estrechamente vinculado al mercado energético, ya que los precios del petróleo más elevados (como pronostica la OCDE y la FAO para los próximos años) llevan a una previsión al alza de los valores de las materias primas agrícolas, al acarrear ya no sólo más costos en la producción sino también una mayor demanda de cultivos para producir biocombustibles.

FAO y OCDE pronostican que la demanda de cultivos de azúcar para la alimentación y la producción de etanol se mantendrá a mediano plazo, dejando los precios de azúcar en un nivel alto, y que la carne de ave superará a la porcina como primer sector cárnico para el final del período analizado en su informe.

El estudio de la OCDE y la FAO analiza las tendencias de los mercados de productos básicos y las perspectivas a mediano plazo de los principales productos agrícolas. Y además muestra cómo esos mercados se ven influidos por la situación económica y las políticas gubernamentales.

————–

Artículo gentileza de www.infobae.com

NO TE OLVIDES COMENTAR!
Share.