Greenpeace denuncia saqueo de Jurel en aguas internacionales

0

Greenpeace dio a conocer ayer antecedentes que confirman que la mega nave factoría rusa Lafayette, la que cuenta con capacidad de proceso de 100 mil toneladas de jurel está participando de transbordos no regulados junto a naves con bandera de Perú.

Según la organización medioambientalista, esto ocurre mientras la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, presidida por el Senador Juan Pablo Letelier demora, sin razones aparentes, la ratificación de la convención internacional que regularía la pesca en el Pacífico Sur.

Esta circunstancia favorece, según Greenpeace, que importantes flotas pesqueras sigan día a día depredando lo poco que queda del jurel, recurso que se encuentra en la peor condición histórica.

“Según datos precisos y comprobables, hay actualmente flotas pesqueras que están pescando frente a la Zona Económica Exclusiva de Chile en una condición de “no regulada”, pero no ilegal”, dijo el coordinador de campañas de la organización, Samuel Leiva.

Esta “grave e irregular situación” – explicó Leiva- se debe a que aún no entra en vigencia la Convención que crea la Organización Regional del Pacífico Sur (ORP), la que actúa sólo con medidas regulatorias interinas y voluntarias pero no vinculantes.

En Chile en concreto, el trámite está en el Senado y éste ha ido postergando la ratificación de la ORP, debido a aplazamientos y burocracias que para la organización medioambientalista “son injustificadas y poco trasparentes y permiten la impunidad de las flotas y países que hoy no están cumpliendo con los compromisos de conservación de los recursos en el Pacífico Sur”.

De hecho Greenpeace ha presionado fuertemente al poder legislativo tanto en Chile como en otros países involucrados, a favor de esta ratificación, realizando acciones y ciberacciones desde hace ya varios meses exigiendo la protección del recurso pesquero y esta ratificación.

La denuncia concreta de Greenpeace señala que la flota de la compañía china “Pacific Andes” se encuentra a unas 760 Millas Náuticas (MN) en aguas internacionales al oeste de Ancud. La posición de las naves puede ser verificada en el sitio web de rastreo naval www.lloydslistintelligence.com

Esta flota la componen las naves Lafayette de bandera rusa, y las naves Pacific Champion, Pacific Conqueror y Pacific Hunter, todas de bandera peruana que capturan y después transbordan esa carga al Lafayette, nave que no está en la lista de las naves autorizadas por la ORP.


Según señaló Leiva: “esta misma flota se vio envuelta en un escándalo de dobles reportes de capturas, debido a que Perú y Rusia informaron casi las mismas capturas en aguas internacionales, pero como fue demostrado por Comunidad Europea, el Lafayette no tiene la capacidad de pescar pues es un buque factoría lo que demostraría que los registros son falsos. A esto se suma que en enero pasado la delegación de la Federación Rusa informó que el Lafayette no estaría en aguas del Pacífico”.

Este transbordo de las capturas en el primer trimestre de 2012 está registrado en el sitio web de la Convención www.southpacificrfmo.org.

A esta situación se suma que la nave Pacific Voyager, también de la Pacific Andes, tampoco está en la lista de naves autorizadas para pescar especies pelágicas, incluyendo el Jurel, en el área de la Convención durante el año 2012. Tal información puede ser comparada en el sitio de la Convención.

Se agregó que “los registros muestran que hay dos naves no identificadas de bandera peruana, los cuales podrían ser el Enterprise y el Pacific Champion, sin embargo no es posible afirmarlo debido a que los controles para ellos tampoco están funcionando debido a que la ORP sigue esperando ser ratificada”.

“Cada día que pasa – agregó Leiva- se ampara la impunidad de la pesca no regulada en aguas internacionales, por eso es que exigimos al Senador Letelier que apure la ratificación de la ORP, pues la crisis del jurel no sólo amenaza a los recursos pesqueros, sino a miles de personas que dependen de él”.

Para que la Convención entre en vigor se necesita que alguno de los países del lado este del Pacífico Sur ratifique. Entre ellos Chile, Perú o Colombia. Sin embargo, estos dos últimos no dependen fuertemente de la protección de los recursos marinos en alta mar, como es el caso chileno.

“No se entiende la demora en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Hasta que Chile no ratifique estas evidencias y denuncias, no podrán ser revisados por el comité de quejas de la Convención” insistió Leiva.

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado decidió reunirse por cuarta vez en dos semanas más, pero aún no hay claridad si esta instancia permitirá o no que la ORP sea votada en la Sala del Senado.

—————-

Información gentileza de Greenpeace ChileGreenpeace

NO TE OLVIDES COMENTAR!
Share.